La paradoja de The Bling Ring

The Bling Ring es una película basada en una historia “hecha para Hollywood” de un grupo de adolescentes que se colaron en las casas de famosos y robaron millones de dólares en bienes codiciables. La película se centra en la cultura de la juventud: la libertad, la obsesión por materiales, y la perdida de la inocencia. Los personajes viven libremente. Se van a fiestas, beben aunque son menores, toman sustancias ilegales, y cometen delitos. Esta representación es verosímil para muchos jóvenes del mundo. Además, estas acciones solo reflejan la mentalidad de vivir libres sin pensar en las consecuencias.

Con esta representación, se puede ver la eficacia de la película. En primer lugar, la película muestra una verdad de la sociedad; la juventud hace cosas sin pensar o con la intención de romper las reglas. Es evidente especialmente con fenómenos recientes como el acrónimo YOLO (You Only Live Once en ingles, su traducción; “solo vives una vez”) Aunque estos sentimientos ya habían existido en otros generaciones, esta generación muestra su ideología en una manera mas fuerte y libre que las otras generaciones. Se puede considerar que esta juventud acumula todos los sentidos de vivir libre de las generaciones pasadas del siglo XX.

Pero, la superficialidad de la película eclipsa las emociones reales de los personajes. En comparación con la otra película Lost in Translation de Sofia Coppola que ganó el Oscar de Mejor Guión Original en 2003, The Bling Ring deja de expresar emociones humanas y vuelve a contar cosas de la prensa roja. A la inversa, a esta película le falta emociones verdaderas y personajes fuertes porque el tema y la historia en sí no tienen nada profundo. Esta paradoja es la que crea opiniones variadas sobre esta película.

Por eso, la película The Bling Ring me ha impactado porque tiene una paradoja de ser mala en tener profundidad y buena en mostrar la falta de profundidad y autenticidad en nuestra sociedad especialmente la juventud.

El exorcista

exorcist

La primera vez que vi El exorcista tendría unos doce años. Mis amigas y yo decidimos pasar una noche de autentico terror acompañadas de una manta, un cuarto oscuro y la proyección de la película más aterradora que se nos podría haber ocurrido. Sin duda alguna no era una película recomendada para nuestra edad, y lo que vimos aquella noche (fuese ficción o no) nos dejó huella.

La película, bajo la dirección de William Friedkin y grabada en los años 70, consigue lo que se propone; dar miedo. Distintos elementos tales como la banda sonora, el lenguaje soez y las imágenes diabólicas que aparecen durante toda la trama nos meten de lleno en la espeluznante historia y nos remueve sentimientos y emociones que no habíamos conocido nunca antes. La interpretación es sencillamente brillante; la actuación de Linda Blair encarnando a la pequeña Regan MacNeil es impresionante y, ciertamente, sobrecogedor.

Estoy segura de que es la película que más me ha impactado hasta el momento, y aunque haya sido criticada a lo largo de la historia por muchísima gente una cosa es indudable; es un clásico del cine de terror y eso nadie lo puede negar.

 

Judith Pulido Ojeda

La Cage Dorée

Si os dijera que esta es una decisión fácil, os estaría mintiendo. A lo largo de mi vida he visto muchas películas, unas estupendas y otras terribles, pero varias me han impactado. Entonces, ¿cómo escoger sólo una? De repente se me ocurrió que la última película que vi en el cine me hizo llorar como un bebé. Yo no suelo llorar por películas y canciones, pero esta película es muy especial. Os hablo sobre La Cage Dorée.

Inicialmente he visto que se estaba popularizando en Portugal porque fue realizada por un joven luso-francés, Ruben Alves y estaba teniendo mucho éxito en Francia. Sin embargo, es una película sobre los  emigrantes portugueses que se sacrifican al irse a otro país para dar todo a sus familias.  Yo vi esta película el día anterior de mi viaje de Erasmus a Pamplona y la verdad es que nunca he estado tan orgullosa de ser portuguesa. La caricatura de los portugueses es muy cercana a la realidad – personas dedicadas, trabajadoras, amigas, chistosas y que dicen bastantes palabrotas.

Además me encantó ver algunos de los mejores actores portugueses rodeados por un elenco casi todo francés, porque se logró una combinación perfecta que resultó en una comedia imperdible, un verdadero homenaje a lo mejor que Portugal tiene. Una película que no es sólo para los portugueses, sino para todos los emigrantes que tuvieron que irse a otro país y que se llevaran sus tradiciones y valores.

la cage doree

La Cage Dorée es una brillante e inteligente comedia que nunca pierde el timing de su humor y la perspicacia de sus referencias culturales.”

(Crítica en Fora de Cena)

¡Os dejo el tráiler!

Maria Monteiro